Puerto del León

Subida al Puerto del León en invierno.

Estoy en el mes de diciembre y me desplazo al sur en busca de mejor temperatura. El día de antes de la ruta llego a Málaga para hacer noche en la furgo, el tiempo es despejado y la temperatura suave pero a medida que va atardeciendo comienza a soplar un aire algo fuerte.

Estacionado en el área de autocaravanas junto al mar, el aire no para de soplar. ¿Qué hay peor para un ciclista que un día de fuerte aire? Como siempre, miro la aplicación del tiempo varias veces para asegurarme de la previsión para la mañana del día siguiente.

El pronóstico pinta regular ya que pronostica rachas de aire de más de 25Km/h durante toda la mañana.

Voy a dormir deseando en el día amanezca de la mejor forma posible, ya estamos en Málaga y no es cosa suspender la ruta por algunas rachas de aire algo más fuerte de la cuenta.

Amanece y lo primero que hago es mirar por la ventana, puedo ver unas banderolas publicitarias que estaban al borde de la carretera como están siendo agitadas por el aire. Quiero pensar que al estar justo al lado del mar el aíre es aquí más fuerte.

Me he desplazado al sur para un mejor clima pero estamos en diciembre y hoy parece que toca día de frío y aire.

Me visto de largo: culote largo, camiseta térmica interior, maillot largo y dudo si coger el cortavientos corto o el largo.

Al salir de la furgo noto que hace frío y lo peor el aire, así que cojo el cortavientos largo que a la misma vez sirve chubasquero.

Apenas 5 km hay para calentar en llano antes de comenzar la ascensión. Salimos paralelos al paseo marítimo hasta llegar a la carretera con dirección al Colmenar.

Es un ascenso bastante fuerte desde la capital a Puerto del León coronando en 950m, no es mucha altitud pero hay que tener en cuenta que salimos al nivel del mar, esto quiere decir que todo el desnivel lo tenemos en 16km aprox.

Hay 5 partes cortas al 10% y el resto es mayormente menor al 6 y 7%. La carretera está bien mantenida y es suficientemente ancha.

Es una subida larga y progresiva con poco descanso, lo mejor, coger ritmo y dosificar.

La intención es hacer una subida cómoda, así que en una de las primeras rampas del 10% voy subiendo piñones para ganar cadencia. Cuál es mi sorpresa que el último piñon de 28 no me entra. Hace unas semanas pinte la bicicleta y tuve que realizar un montaje completo.

La maneta del cambio no quiere subir, creo que no es falta de tensión, si no que es como si llevara un cambio de 10 velocidades, el tope lo hace en el de 25, así que toca ir un poco atrancado, me estuve acordando durante todo el día del mecánico, no termino de creerme lo que me está ocurriendo.

Llevando unos 8 km desde la salida empiezo a notar mucha calor, el cortavientos largo empieza a sobrar, me lo desabrocho y continuo con el totalmente abierto. A pesar que ya estoy alejado de la costa el aíre no cesa y parece que cuanto más subo más frío hace y más aire corre.

A mitad de la ascensión me encuentro muy incomodo con el cortavientos, transpira muy poco y noto demasiada calor en los brazos, pero creo que si me lo quito estando sudado con el aíre voy a coger frío, seguro que te ha pasado este tipo de situación alguna vez.

Decido quitarme el cortavientos mientras continuo pedaleando, no logro sacar las mangas así que tengo que hacer una cosa que odio, pararme en una ascensión. Con mucho esfuerzo intento metérmelo en el bolsillo trasero del maillot, continuo unos metros y el cortavientos se sale del bolsillo cayendo a la carretera.

Vuelvo a pararme y creo que lo mejor es dejármelo puesto. Se puede comprimir y me cogería en el bolsillo del maillot pero no quiero peder mas tiempo, así que continuo con el puesto.

Este experiencia me ha servido para saber que lo mejor es no subir nunca con un cortavientos/chubasquero a no ser que llueva y no haya más remedio… Estas prendas están pensadas prácticamente para realizar los descensos, ahí sí funcionan bien.

Después de este inconveniente intento coger ritmo de nuevo para disfrutar de la subida lo máximo posible, pero el aire y frío van hacer que esta no sea la subida más agradable.

Este puerto cuenta con varias curvas de herradura y unas vistas hacía la costa espectaculares.

En la carretera están pintados los kilómetros que faltan para llegar al final, en el que justo antes está la Fuente de la Reina. A 3 km para llegar en los tramos rectos entran unas ráfagas fuertísimas de aire con mucho frío, el Garmin me marca 6 grados, y yo que venía buscando buen tiempo en la costa.

Si eres de los que utilizas Strava debo decirte que el segmento de este puerto termina justo después de la Fuente de la Reina, esto quiere decir que si te paras en al fuente no contabilizará bien tu tiempo en el segmento, así que continuas unos metros pasada la fuente y después bajas a beber agua o tomar algo.

¡Comienza el descenso! Ahora sí cortavientos abrochado hasta arriba. La carretera continua hasta el pueblo de Olías, ahora todo hacía abajo, me agarro fuerte a la parte baja del manillar porque vienen curvas muy cerradas y el aíre no para de soplar fuerte.

En dos ocasiones siento que estoy apunto de caer por culpa del viento, las ruedas que llevo son de perfil bajo pero aún así es difícil controlar la bici de cara al viento.

Ha sido una mañana muy dura, que solamente si te gusta realmente el ciclismo te enfrentas a esta climatología. Me quedo con un buen sabor de boca en cuanto a puerto, porque es realmente bueno. Eso sí, la próxima vez que vuelva será verano y terminaré dándome un chapuzón en la playa.

Dejo por aquí la altimetría, en la web https://www.altimetrias.net/aspbk/verPuerto.asp?id=320 tenéis más información.

Os dejo la ruta que realice en mi Strava.