Lagos de Covadonga

Subida a Lagos de Covadonga en bicicleta de carretera.

La primera vez que visite los Lagos de Covadonga fue realizando un viaje en coche, hacía un día nublado y con mucha niebla, algo muy habitual en esta zona aún estando en pleno verano. Al llegar al lago me baje del coche y no se veía a más de dos metros. Me quedé con muchas ganas de ver el grandioso paisaje y dije; ¡aquí tengo que volver!

Cinco años más tarde, en 2021 vuelvo y lo hago con mi bicicleta. Esta vez viajo con furgoneta en solitario al norte visitando Galicia y Asturias teniendo planificada la subida a los lagos en bicicleta de carretera.

En la semana próxima a la subida lo único en lo que pensaba es en las condiciones meteorológicas con las que me iba a encontrar, no quería que sucediera lo mismo que en la pasada visita. Miraba continuamente la app del tiempo que daba un pronóstico estable y despejado, pero en Asturias y concretamente en la zona de Covadonga la predicción puede variar bastante.

Llegó el día, me despierto y lo primero que hago es retirar el aislante térmico que cubre la ventanilla de la furgo para poder ver qué tal estaba la mañana, amanece despejado.

Me preparo; desayuno, me visto y preparo también la bici. ¡Son muchísimas las gana de comenzar con la ascensión!

Voy dejando atrás las calles de Cangas de Onís, los primeros 5 kilómetros en llano sirven para entrar en calor porque a partir de ahora comienza el desnivel, muy progresivamente la carreta comienza a «picar» hacia arriba.

Ya me voy encontrando con los primeros compañeros que también comienzan a subir uno de los puertos de ciclismo más míticos de España. El entorno justo antes de llegar a Covadonga es precioso, está claro que Asturias es un paraíso natural.

Justo al llegar a la rotonda de la Basílica de Covadonga cruzo la barrera que impide el tráfico a vehículos a motor no autorizados y ahora si que sí comienza a elevarse el porcentaje de desnivel. Me encuentro bien, me noto las piernas descansadas y con ganas de afrontar lo que queda de puerto.

Me voy encontrando con las primeras pendientes del 12 y 13% que las supero sin problemas pedaleando de pie al más estilo «escalador», esto hace que de repente se me vengan imágenes de las etapas de la vuelta España lo que me recuerda que estoy pedaleando por el mismo lugar por dónde lo han hecho los mejores ciclistas el mundo.

La subida a los Lagos de Covadonga es muy progresiva incluso hay un par de «descansillos», sólo se trata de mantener un ritmo que te permita ir cómodo y poder disfrutar al máximo del entorno, a no se que vayas con la grupeta y quieras pegar un «hachazo» si te lo puedes permitir, claro 😉

Comienzo a ver las vacas que están justo en el borde de la carretera, una rampa hace que corone el primer lago, el paisaje es realmente precioso. La carretera comienza a bajar hasta llegar al pie del lago Enol, inmediatamente me quiero sacar el movil y hacer fotos, pero aún no ha finalizado la ascensión, así que sigo hasta el final. Se trata de 1 km aproximadamente hasta llegar al segundo lago llamado Lago de la Ercina.

Y ahora sí, ya estoy arriba. A mi parecer no es un puerto duro aunque si es muy constante, como siempre todo dependerá al ritmo que los subas. Como se puede obsevar en las fotos, el día me respetó y pude realizar una buena subida disfrutando al máximo del paisaje.

RECOMENDACIONES

  • Por la carretera frecuenta el paso de autobuses de turistas, es importante permanecer lo más a la derecha de la carretera tanto en subida como en la bajada.
  • Siempre llevar chubasquero o cortavientos largo.
  • ¡Cuidado con las vacas!

INFORMACIÓN TÉCNICA

Os dejo la altimetría, también podéis visitar la web de www.altimetrias.net para más información.

STRAVA

Os dejo la ruta que realice en mi Strava.